Trastorno Bipolar

En Estados Unidos son reportados alrededor de seis millones de casos de desórdenes de bipolaridad año tras año. Por lo general este desorden aparece finalizando la adolescencia o empezando los veinte años. En la cotidianidad, el término ‘bipolar’ es usado comúnmente para referirse a aquellas personas con cambios de humor, sin embargo “tener cambios de humor”  no es la descripción más adecuada de un diagnóstico de trastorno bipolar. El trastorno bipolar se caracteriza por generar en las personas episodios maníacos y depresivos. No te vamos a abrumar con la cantidad de tipos de desórdenes bipolares con los que te puedes encontrar, pero en general una persona debe experimentar al menos un episodio maníaco y uno de mayor depresión en su vida para ser diagnosticado con trastorno bipolar. 

Para hacernos entender un poco mejor, los episodios maníacos constan de comportamientos anormales, caracterizados por habla rápida y frustración al ser interrumpidos, procesos mentales y pensamientos desorganizados, incremento de la energía y disminución de la necesidad de dormir y descansar, además de una desmedida sensación de confianza en sí mismo (quien la experimenta puede sentir que tiene el poder de un presidente, un rey/reina e incluso Dios). Otros síntomas presentes en la manía pueden incluir hipersexualidad, gastar dinero de forma excesiva, abuso de sustancias, entre otros comportamientos de alto riesgo. Si los episodios de manía no son tratados pueden durar días e incluso meses. 

El trastorno bipolar también está acompañado por síntomas depresivos que pueden llegar inmediatamente después de que termine un episodio maníaco o puede tardar en aparecer semanas o meses. El tratamiento principal para tratar desórdenes bipolares son los medicamentos estabilizadores de ánimo y antipsicóticos. 

El objetivo de este tratamiento es prevenir episodios maníaco-depresivos y permitirle a la persona gozar de calidad en su vida. Es de extrema importancia que la persona que ha sido diagnosticada con trastorno bipolar o haya experimentado sus síntomas, acepte que necesita someterse a un tratamiento. La aceptación y la adherencia a los medicamentos son los factores principales en el tratamiento del trastorno bipolar. 

Como podemos ayudarte

Escríbenos si piensas que necesitas ayuda. Nuestro conocimiento a tu servicio